El mercado de especias

El mercado de especias
Autor: Jaime Fernández de Bobadilla.
Fragmento de “El Alfeizar”, continuación de “Solsticios”.

Minaretes al cielo coronados por la media luna: sonrisa, alfanje, una cuna para que Alá descanse. Lunas enteras llenas de rezos que se elevan en el humo denso de callejas pardas como gatos nocturnos. Al borde del acantilado cae un espejo en el estrecho. Junto a los muelles, un laberinto de olores: a marea baja, a basura sin recoger, a sombra. Donde termina el viento, una colina horadada por la tormenta. Huele a violeta, mirto y albahaca… Luz, azafrán, menta, incienso, pimienta, vainilla, canela, nuez moscada… Dentro del laberinto, otros olores: tomillo, laurel, canela… Al salir, la última sombra que proporcionan los toldos de los puestos. El olor a anís y enebro se queda dentro. Cuatro elementos, dos continentes. Espejismos. Innumerables puestos donde el alma se compra o se vende. Almas con el corazón roto y cosido con hilo de zapatero, pies descalzos, pisadas en la tierra.Todos los instantes, polvo, luz, color: el mercado de especias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge