Diálogos con silencios

Diálogo con silencios
Autores: Paul Blacksmith (Premio Herbert de poesía satírica 1978) y Jaime Fernández de Bobadilla

Soneto de Cali (¡qué ñoño!)
De Paul Blacksmith a Jaime Fernández de Bobadilla

Piensa el bobo que es ingenio la locura
y que el genio es producto de la ciencia
si tuvieses un poco de paciencia
en lugar de lanzarte a la aventura

comprendieras tal vez que tu amargura
resultado quizás de tu imprudencia
precisa una pequeña dosis de cadencia
en los versos que investigas, criatura

Si me acusas con notoria desvergüenza
de pensar constantemente en caliqueños
recuerda qué paso yendo a Sigüenza

¿Es que acaso de verdad no tienes sueños
recostado en esos muebles de Provenza?
¿O es mi verso el solo fin de tus empeños?

El buzón vacío
De Paul Blacksmith a Jaime Fernández de Bobadilla

No encuentro en mi interior más que congoja
al ver que está vacío mi correo,
rasgado queda y roto mi deseo
como una flor al barro el viento arroja.

Pensando en tus sonetos se me antoja
que sufres algún malefico bloqueo,
que tal vez es culpable el ajetreo
o quizás lees demasiado el BOJA

¿Cuál es la razón de tu desdicha?
¿Qué pesar atormenta tu neurona?
¿Qué barrera te impide mover ficha?

¿Viste el último fimle de Wynona?
¿Comiste caducada una salchicha?
¿Acaso no tienes testosterona?

Soneto desesperado
De Jaime Fernández de Bobadilla a Paul Blacksmith

Pulso el botón de “power” en silencio
oigo el ordenador, suave zumbido
me siento sólo, gris, triste y perdido
ante el total vacío que presencio

Doble “click” en “mail” mi ardua rutina
espero un buen emilio del psicólogo
tal vez hoy querrá mandarme un prólogo,
quizá estará bebiendo en la cantina

“Enviar recibir” con el “mouse” hago
y espero ansioso que llegue el mensaje
pues sé que el hombre es corto, más no vago

¿Por qué guarda silencio el personaje?
¿Mariajo le dio hoy un día aciago?
Sólo beber me queda algún brebaje

Soneto inesperado o cómo escribir un soneto
De Paul Blacksmith a Jaime Fernández de Bobadilla

Voy a darte una lección, caso perdido
breves consejos a modo de esquema
“pa” que aprendas a escribir un buen poema
y lograr hacer de ti lo que yo he sido.

Debes contar despacio y con ahínco
presta mucha atención a los acentos
piensa que ritmo y rima no son cuentos
y recuerda: tras el cuatro, viene el cinco.

Esdrújula al final le restas una
(con cardiólogo prueba si te atreves
a quitar de donde apenas hay alguna),

mas si quieres saber lo que hacer debes
en lugar de comerte una aceituna
toma un desayuno sano con pan, aceite, ochíos y zumo de naranja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CommentLuv badge